Bienvenida · Welcoming

sábado, 15 de diciembre de 2012

'Algo personal para los demás · No algo para los demás que deja de ser personal.'

'Algo personal para los demás · No algo para los demás que deja de ser personal.'


Entrenamiento Creativo / devising Training · Teatro de Creación / Devising Theatre · Pedagogía de la Expresión / Expression Pedagogy · Gestión de Grupos y de Equipos / Group and Team Management · Gestión del Tiempo y del Espacio / Time and Space Management · Expresión y Teatro en ámbito educativo / Expression and Theatre in Education · Técnicas Creativas y Expresivas en ámbito de empresa / Devising and Expressive Technics in Bussiness · Drama / Drama

No deja de ser curioso que un blog, que pretende comunicar contenido, haya tenido su auge en cuanto a comentarios directos o indirectos, en relación a su forma, a su estética...

Fue cambiar el diseño y formato del blog y acudieron 'al comentario' más de un habitual lector. Unos a agradecer el cambio. Otros a pedirme que volviera a mis orígenes.

En paralelo, en los cursos que imparto a través del INCYDE en las Cámaras de Comercio, he visto muchas propuestas de webs y blogs de personas, colectivos y empresas, de todos los colores y formatos, sin evitar ninguna combinación posible.

Bien. De todos los comentarios pros y contras que surgieron, me quedo con el que da título a este post. 'No hagas algo para los demás que deja de ser personal. Haz algo personal para los demás.'

Gracias. Siempre estás ahí para leerme, corregirme, aplaudirme y criticarme. Y además en esta ocasión, como en muchas otras, has sabido decirme lo que yo no sé comunicar o para lo que no encuentro la forma y el camino.

Efectivamente, un blog es una forma de decirle a los demás algo muy tuyo. En mi caso, me encantaría que una mínima parte de lo que digo le sirviera a una mínima parte de mis lectores para una mínima parte de sus vidas.

Sin embargo, dejaría de ser yo si hiciera lo que mis lectores me piden que haga y no lo que yo siento que quiero o debo hacer.

¡Claro que estáis todos invitados a entrar, leer, comentar, criticar e intentar hacerme cambiar mis ideas!

No en vano, me paso la vida diciendo, y es cierto, que cuando uno trata de enseñar, lo que en el fondo está intentando es aprender provocando a sus alumnos para que le muestren caminos diversos que uno no es capaz de encontrar solo.

También es cierto que, en ese caminar, uno no puede dejar su personalidad a un lado y dejarse llevar por el bamboleo de las opiniones ajenas. SI fuera así, en los últimos 7 días tendría que haber cambiado 10 veces de diseño y posiblemente de vida.

Afortunadamente, no soy un ser impertérrito que no me dejo influir. Muy al contrario, soy una especie de de esponja, sin bob o con él, que trata de descubrir constantemente matices, manteniendo las antenas atentas de continuo.

No estamos hablando de que 'uno va teniendo una edad en la que...' Ya no necesito crecer más o que aquella edad en la que dudaba de todo ha pasado...

No. Desde que recuerdo mis primeros pasos en la Pedagogía de la Expresión, siempre he tenido convicciones irrenunciables y también principios abiertos al cambio.

No es la edad. Quizás al haber ampliado tanto mi círculo gracias a las personas que me he ido cruzando en mi vida, podría llegar a creer que tiene poco que ampliar.

Sin embargo, quizás al ser más amplio el círculo, hay más perímetro por el que crecer y al que estar más atento.

Eso va a ser. Hay personas que me han hecho crecer tanto que alrededor mío se abre un mundo inmenso para seguir creciendo.

Entre esas personas estás tú que no tienes ningún reparo en decirme: 'Te has equivocado o te han hecho equivocarte.'

Y lo mejor de todo es que te miro a los ojos se me corta la respiración y se me para el corazón por un nanosegundo y, tras una respiración profunda, sonrío casi saliéndome del rostro y no tengo más remedio que darte la razón.

Sí. Lo que pretendo con mi blgo es aportar 'Algo personal para los demás. No algo para los demás que deja de ser personal.'

Quedaría cerrado de forma preciosa este post con la repetición del título que acabo de incluir...

Sí, ya lo sabéis, me gusta cuestionar o plantear algo antes de despedirme.

En Pedagogía de la Expresión sabéis que insisto mucho que hay que tener las antenas atentas constantemente. Por tanto, no hay que despreciar nada de lo que nos llega. Aunque tampoco hay que tomarlo como cierto.

¡Vale! Hay cosas que son ciertas porque sabemos que lo son. Si tú me dices lo que tú y yo sabemos, tenemos certezas absolutas que nada ni nadie en este mundo nos podrá poner en duda.

Hay otras cuestioens que nos contamos, nos decimos o nos mostramos, por el solo hecho de compartirlas y que el otro las toma si en ese momento las quiere hacer suyas aunque, en general, es más que suficiente con saberse escuchado, comprendido y con que la persona de enfrente sonría o llore con nosotros.

Finalmente hay locuras.

Propuestas que los dos, tanto tú como yo, sabemos no imposibles, porque nada hay imposible, pero muy improbables.

Locuras que surgen de la espontaneidad, de la improvisación, de sensaciones inesperadas y también, por qué no, de reflexiones muy profundas y mesuradas.

Locuras que parecen desconectadas con el espacio-tiempo, con la realidad, con las posibilidades o con lo que el resto del mundo que nos rodea nos permite.

Y además, locuras que, miradas sin ser filtradas o condicionadas, son, sencillamente, maravillosas.

Pensad en esto.

Pensad en locuras.

No dejéis de proponeros y de proponer a otros locuras.

Si partís de que son imposibles, como suele suceder, nunca las acabaréis proponiendo y nunca sabréis si realmente son imposibles.

Si partís de lo maravilloso de las locuras, estad seguros de que, algún día, esa locura que os cruzó la mente, el corazón, la sinrazón un cierto día de otoño, cuando las hojas aún seguían cayendo dando la sensación de desnudez a los árboles, es muy posible que, ese algún día, ese radiante sol frío al comienzo de la primavera, haga brotar lo suficiente la locura para que os inunde, con felicidad infinita, la realidad.

No hagáis locuras, proponedlas, y confiad en que alguna, alguna vez, se hará realidad.


We are searching our utopia in a continuous present continuous.


Aquí os espero... O esperadme allí, que no tardaré en volver...

¡Hasta el próximo!


Fernando Bercebal · momento Devising Consultor · Pedagogo Teatral
http://www.momentodc.es/

2 comentarios:

  1. Por ser algo personal, es algo más valioso y único. Hay q soñar y hacer. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Laura. Haremos y haremos soñar a otros!!!

      Eliminar