Bienvenida · Welcoming

domingo, 15 de enero de 2017

Aparentes contradicciones en creatividad



Aparentes contradicciones en creatividad


¿Las cosas de muy cerca se ven peor? ¿Contradicción?

Cada vez con más frecuencia, se enumeran y analizan las cualidades del pensamiento creativo, de los niños creativos, de las acciones creativas...
Está de moda, interesantemente de moda, el pensamiento creativo y su aplicación en la educación, las artes, la empresa, la salud...

Lo que ocurre que, como 'creativo', como 'pensador divergente', me gusta darle la vuelta a las cosas a ver qué se ve del otro lado.
Cambiar la perspectiva que ya comenté en mi post anterior.
Acercarme mucho aunque se vea, aparentemente, peor.

Por eso me gustaría plantear una serie de post, aún no sé cuántos, que reflejen aquellas aparentes contradicciones que suponen las habituales características del pensamiento creativo.
Estoy hablando, por ejemplo, del concepto de riesgo, la capacidad de improvisación, la diversión en su doble acepción, la búsqueda de ideas nuevas, el uso del modo de pensamiento lateral, o modo 2...
Todas estas características tienen, o pueden tener, un doblez, según se plantee su aplicación.
Así pues, dejadme que empiece por una de estas características: el riesgo.

1ª Contradicción: Arriesgar sobre seguro
Arriesgar es una característica propia del pensamiento creativo. Si uno no arriesga, no descubre ideas nuevas, no hace asociaciones inesperadas, no se encuentra con situaciones inhabituales...
Sin embargo, quienes hayáis trabajado conmigo o leído mis escritos, sabréis que siempre he defendido la idea de no arrojarse sin red. De salirnos de nuestro círculo, lo que ahora se viene a llamar 'zona de confort', con un asa de seguridad, con un arnés, o con alguien que nos sujete desde un lugar seguro.
Habrá quien diga: ¿Cómo se puede ser creativo, siendo arriesgado y, a la vez, agarrarse a un lugar seguro?
Es nuestra primera aparente contradicción.
E insisto en lo de aparente.
Lo de arriesgar no significa suicidarse, olvidarse de todo, no utilizar nada de lo aprendido, de lo adquirido, de lo alguna vez utilizado o experimentado.
Arriesgar implica buscar nuevas opciones sin olvidarse de lo ya asegurado y comprobado.
Podríamos definirlo con la técnica de utilizar la negación de su contrario.
Es decir, aquél que no arriesga, simplemente utiliza lo que ya tiene a mano, lo ya probado y comprobado, y lo usa sabiendo cómo usarlo y con qué objetivo.
El pensamiento creativo busca elementos que no se tienen a mano, o propuestas no comprobadas, o usos novedosos o desconocidos para quien lo va a implementar o, simplemente, sin fijar un objetivo concreto al que apuntar.
Arriesgar es tener en cuenta alguno de estos aspectos... Pero y además, no necesariamente TODOS!!!
Porque si alguien pretendiera utilizar elementos que habitualmente no se tienen a mano, sin conocer su reacción o uso, sin idea del cómo ni el para qué... Solo la casualidad dará algún resultado... Pero y además, la casualidad no es creativa... En todo caso, la causalidad...
Por tanto, insisto en que para ser creativos hay que arriesgar, aunque de modo seguro.

Y diréis... ¿Y por qué no hacer alguna locura de vez en cuando, y saltar al vacío, sabiendo que las cicatrices tienen cura, y que solo los locos ven el mundo de una manera invisible a los demás?

Me parece precioso. Pero y además, no lo llames pensamiento creativo. Llámalo locura transitoria y espera a que la casualidad sople a favor.

Claro que hay que arriesgar. Uno no puede pasarse su vida, ni su trabajo, haciendo siempre las mismas cosas.
Claro que asomarse a rincones ignotos u objetivos aparentemente inalcanzables, es lo que hace que la humanidad y su maravillosa capacidad de crecimiento, avance sin parar.
Claro que uno no puede esperar a que las ideas surjan de hacer siempre lo mismo de las misma forma con las mismas ideas y objetivos.

Lo que sucede que tampoco podemos despreciar, sin más, todo aquello que ya hayamos consolidado y nos ayude a tomar impulso, asegurar lo que probamos, o apoyar las nuevas vías de búsqueda.

Es maravilloso salir corriendo con los ojos cerrados... Sabiendo que hay alguien al otro extremo de la sala que va a sujetarte y a parar tu carrera.
Ya es un enorme riesgo confiar en esos brazos para sujetar tu carrera a ciegas.
Lo que sería locura, y no riesgo, sería salir corriendo sin saber si hay alguien al otro lado.

Piensa en eso.
Piensa en que hay que arriesgar.
De vez en cuando, hay que ir incluso en contra de nuestras propias convicciones.
De vez en cuando, hay que saltar al vacío.
De vez en cuando, hay que olvidarse de todo aquello que ha sido lo que nos ha rodeado hasta este momento.
De vez en cuando, alguna vez, hay que pensar que lo que no hemos querido intentar hasta ahora, merece la pena intentarlo.

Eso sí... Asegúrate... Hay brazos al otro lado de la sala!!!

Entre otros, los míos, si te hacen falta, porque... NO ME CANSO!!!

Y… ya!!!

We are searching our utopia in a continuous present continuous!!!!!

Arriesgaos a comentar este blog


Fernando Bercebal · momento Devising Consultor · Pedagogo Teatral
Puedes compartir los contenidos de este post con todas las personas a las que creas que pueda interesarle. 
fbercebal@naque.es

martes, 13 de diciembre de 2016

Perspectiva... otra vez...



Perspectiva... Otra vez...


El cabo de Mataleñas no se ve igual desde aquí que desde la playa.

Otra vez...
Cuando nos damos cuenta de que algo se repite y no lo pretendíamos, ponemos cara de apesadumbrados y nos decimos... ¡Otra vez!
Sin embargo, cuando queremos repetir algo y pedimos a quien puede hacer que se prepita otra oportunidad, gritamos con la alegría por todos los poros... ¡Otra vez!
Cuando vemos un intento fallido e intentamos mejorar, nos decimos a nosotros mismos... ¡Otra vez!
Y cuando alguien insiste en algo que ya hemos advertido que no queremos que se repita, bufamos y refunfuñamos... ¡Otra vez!

Podría seguir.
Hay tantas formas de decir '¡Otra vez!' como perspectivas, situaciones, oportunidades, personas y circunstancias.

Y es que resulta que hoy puedo decirlo por muy distintos motivos.

El primero es porque tras un largo período de vacío, silencio, reflexión y duda, he vuelto a retomar el Blog de Fernando Bercebal. Como en otras ocasiones, me ha seducido más retomarlo que abandonarlo y he vuelto... ¡Otra vez!

La segunda cuestión está en el título y tema del que pensaba hablar, porque quería centrarme en hablar de perspectiva, como la que he tomado en estos nuevos momentos para escribir, cuando sentí que ya había escrito algo en este blog vuestro. Y efectivamente, comprobé que iba a hablar de Perspectiva... ¡Otra vez!

Una nueva coincidencia ha sido el decidir retomar la senda del blog un día tan 'señalado' como un martes y 13. Mira tú por dónde, la entrada del blog en la que hablé de la perspectiva, la escribí un martes y 13 de agosto de 2013. Puedo aseguraros que no lo he hecho premeditadamente. Sí había elegido retomarlo hoy, pero y además, no sabía, hasta que he indagado, que iba a utilizar esta fecha señalada... ¡Otra vez!

Y al final, se me han unido dos temas que tienen que ver el uno con el otro.
La perspectiva y la repetición.

Realmente, lo que dije en su momento no es exactamente lo que quería decir ahora y, para retomar el blog no quiero extenderme demasiado.

Solo quería aportar que la perspectiva es algo que varía porque se busca o porque se encuentra.
La vida, las circunstancias, las posibilidades, la edad, la formación, la gente que te rodea..., genera una serie de condicionantes que te obligan, sin tú pretenderlo, a cambiar tu perspectiva.
Esto es fácil. Aquí nos damos de bruces con nuevas perspectivas.
Lo difícil, en estos casos, es aceptarlas porque implican nuevas formas de ver las cosas y asumirlas.

En Expresión y Creatividad estamos obligados a cambiar de perspectiva.
Para buscar nuevas respuestas.
Para entender a los otros con nuestra escucha activa.
Para provocar rupturas y divergencias.
Para crecer...

Lo difícil es que este cambio de perspectiva ha de ser a voluntad.
Hay que entrenarlo.
Hay que estar dispuestos.
Hay que sudar la camiseta porque es mucho más cómodo plantear siempre las cosas desde aquella perspectiva desde la que dominamos la mayor parte de las variables.

Educar es lo que tiene.
Y educar en creatividad y expresión lo tiene más aún, porque uno de los elementos indispensables es conseguir mirar la realidad desde distintos puntos de vista...
Y eso, como todo, es entrenable.

Insisto en que no me quiero extender mucho al retomar mi labor desde el blog.
Por eso quiero rematar hilando este último concepto con el otro tema que nos ocupa... ¡Otra vez!

Sí. Entrenar es hacer las cosas... ¡Otra vez!
Una y... ¡Otra vez!
De distintas maneras o de la misma.
Investigando o asegurando conceptos.
Variando para hacernos conscientes.
Repitiendo para conseguir la competencia inconsciente.

Por eso, atando cabos, me gustaría invitaros a que cambiéis de perspectiva una y... ¡Otra vez!
Que entrenéis... Que repitáis... Que volváis a leer la entrada del blog de agostode 2013... ¡Otra vez!

No. No se me ha olvidado que mi blog siempre hila con la vida y no me voy a despedir sin deciros que, si he sido capaz de volver a escribir en este blog es porque he conseguido adoptar una nueva perspectiva.

Puede que suene a lo mismo de siempre, ¡otra vez!

Pero y además, os aseguro que esta vez va en serio.
Voy a intentar ver la vida de otra manera.
Más desde mí mismo y sin imaginarme lo que otros pueden hacer, sentir, pensar...
Supongo que más de una vez generaré algún 'tubito' de conexión mental y más de uno se verá reflejado en lo que escribo.
Os aseguro que voy a hablar por mí... Desde mi perspectiva...

Eso sí, aunque parezca que las circunstancias cambian, aunque haya pasado tanto tiempo, aunque mi perspectiva se repita una y otra vez...
Os puedo asegurar que... 

NO ME CANSO!!!
Y… ya!!!

We are searching our utopia in a continuous present continuous!!!!!

Os espero…

Desde una nueva perspectiva




Fernando Bercebal · momento Devising Consultor · Pedagogo Teatral
Puedes compartir los contenidos de este post con todas las personas a las que creas que pueda interesarle. 
fbercebal@naque.es


domingo, 24 de abril de 2016

El teatro, una herramienta educativa... O... no!!!

El teatro, una herramienta educativa... O... no!!!

¡¡¡Estas herramientas sé que son educativas!!!

Para poder afirmar que el Teatro es una herramienta educativa, deberíamos concretar primero los términos de la afirmación.

¿Qué es educativo y qué es una herramienta?
El Teatro puede llegar a ser una poderosa herramienta educativa si se utiliza como tal y con tal fin.

Hace poco, en el Curso de Pedagogía Aplicada a las Artes Escénicas que imparto en el Aula de las Artes de la Universidad Carlos III de Madrid, planteaba a mis alumnos, todos ellos responsables de grupos de jóvenes que practican las artes escénicas bajo su tutela, que seleccionaran cuáles eran sus prioridades de entre casi una veintena de palabras y que trataran de reducirlas a una, su máxima prioridad.
Como suelo plantear, no pretendo juzgar en función de las respuestas, pero sí hacer hincapié en que cada uno ha de responsabilizarse de su elección y ser consecuente.
'Lo artístico', 'Preprofesionalidad', 'Excelencia', 'Competir', estaban en el mismo grupo de palabras que 'Que se les oiga', 'Lenguajes técnicos', 'El texto', 'Claridad' o que 'Compromiso', 'Crecer', 'Educación', 'Compartir'.
Dependiendo de la prioridad de cada responsable, que a veces coincide y a veces no con la prioridad de sus jóvenes e incluso con las del entorno en el que desarrolla la actividad, estaremos ante una herramienta educativa, o estaremos ante... otra cosa.

Una herramienta no puede ser un fin en si mismo. No podemos plantearnos el teatro en educación si el único o primordial fin es hacer teatro y hacerlo de la manera más precisa a como lo haría un grupo profesional. Eso ya no es una herramienta educativa. Es un programa formativo donde, a veces con notas y a veces sin ellas, lo que se busca es la perfección en la ejecución de un arte que, los profesionales, desarrollan a lo largo de mucho más tiempo que un curso escolar.
Si el teatro es una herramienta y lo que buscamos es educar, busquemos en esta práctica lo que tiene de educativo. El compartir. El colaborar. El crecer. El mejorar las capacidades comunicativas, verbales, no verbales, escritas, el trabajo en equipo, la responsabilidad, el compromiso, la capacidad de concentración, la búsqueda de su propia personalidad, la desinhibición, el gusto por el arte y lo artístico, la capacidad crítica...
Incluso ahora que tanto se habla de la educación emocional, llevo muchos años en estos ámbitos, y no he encontrado mejor herramienta que el teatro, cuando lo usamos como herramienta y no como fin, para desarrollar, mejorar y fortalecer nuestra educación emocional. La empatía, la asertividad negativa, la creatividad, la escucha activa...

Sin embargo, la búsqueda del premio, del éxito, del aplauso por la excelencia de lo conseguido, el ensayo frustrante preprofesional, la competencia entre iguales... elementos que muchas veces se anteponen cuando el teatro se abre camino en las aulas, tienen sus propios objetivos, muy loables y definidos y perfectamente asumibles si el colectivo conoce y asume de antemano como propio ese objetivo y es consensuado por todos: responsable, grupo de jóvenes y entorno en el que se desarrolla.
Lo que sucede es que, en ese caso, el teatro, en entorno educativo, será otra cosa...
Pero ya no estaremos ante lo que creo que puede llegar a ser, sinceramente, la mejor y más potente herramienta educativa sin necesidad de TICs, ni Apps, ni medios técnicos profesionales, ni teatros con torreón de tramoya, ni cosas parecidas.

Alguna vez ya dije que el teatro es el único arte cuya materia prima es el ser humano.
En el entorno educativo, esta herramienta es dúctil, maleable, complicada, maravillosa, difícil, sorprendente... Es un joven, un adolescente, un niño...
Tan asombrosamente maleable para bien, como para mal.
Tan fácilmente motivable con el teatro, como frustrable.
Tan intensamente emocionable en lo positivo, como generador de pensamientos negativos.

Por eso, aprovechemos lo que tiene de educativo el teatro y, si alguien quiere dedicarse a ello artísticamente, que lo decida él, conociendo los peligros de la cara oculta de una actividad que puede hacer, como le ocurrió a una alumna de un taller universitario que dirigí hace ya años, que al ser calificada por su anterior profesor de teatro como alguien que 'con esa voz no vas a llegar nunca a nada en esto del teatro', no se volvió a acercar al teatro durante años, hasta que, en nuestro taller, no solo trabajó la voz sino que consiguió ser locutora de radio, aunque no actriz porque no era lo que pretendía.

Por favor, no empujemos desde voces autorizadas, instituciones y organizaciones con capacidad de llegar a estos colectivos que utilizan el teatro en entornos educativos, a destacar por la excelencia, la productividad, lo perfecto... Sino por lo humano, lo generoso, el compartir...
¡¡¡En definitiva, utilicemos el teatro como herramienta educativa para formar personas maravillosas!!!

No obstante, y a pesar de hacerme un poco largo esta vez, me gustaría centrarme en tres aspectos que me parecen relevantes y que hacen ver, de forma clara y evidente, lo positivo que tiene el uso de prácticas, experiencias y herramientas teatrales en el ámbito educativo, y no solo...

Potenciación de la creatividad y de la educación emocional.
El teatro, bien aplicado, es una potentísima herramienta en la educación creativa y emocional. Esto que tan de moda se está poniendo en la educación últimamente, -yo mismo imparto módulos de Creatividad en el programa de Educación Responsable de Fundación Botín-, lo llevan desarrollando las empresas ya desde hace años. La escucha activa, el nuevo liderazgo, la empatía, el equipo...
De hecho, cualquier artista de cualquier área que haya tenido experiencia teatral, tiene una capacidad de crítica, análisis, compromiso, colaboración... que en otras áreas no son tan sencillos de lograr.
E insisto en el uso ADECUADO del teatro.

Conciencia de Equipo, colaboración, compromiso.
En una época en la que la competitividad y el logro personal despuntan sobre cualquier otra cosa, el teatro hace hincapié en entornos educativos, pero también en empresariales, sociales y artísticos, que lo que se logra es una labor de conjunto, de equipo, basada en el compromiso, la labor de colaboración y la aportación de lo que cada uno mejor o más a gusto sabe hacer.
Incluso en ámbitos de formación profesional me gustaría poner un ejemplo de cómo el teatro y sus artes afines logran esa conciencia de equipo.
Hace poco, asistí a la muestra final del curso de larga duración del Centro de Tecnología del Espectáculo, del INAEM en Madrid.
Estuve un rato contemplando la labor de utilería, maquillaje y caracterización, vestuario, iluminación y sonido, conglomeradas en un espectáculo asombroso e incansable.
Al lado de la responsable de gestión y producción del evento, le dije. Enhorabuena, lo has hecho maravillosamente bien. Y automáticamente me contestó. No he sido yo. Ha sido el equipo. Más de 70 personas hay ahí detrás ahora mismo para que todo salga bien.
Y entonces me corregí y le di la enhorabuena a ella y a todo el equipo,

Crecer
Por último, en cualquier ámbito, el teatro te hacer crecer como persona, hacia dentro, pues se trabajan y potencian cualidades de observación, escucha, reflexión, imaginación, creatividad, fantasía... Y hacia fuera, pues cuando uno trabaja en equipo para realizar una creación, crece con todo lo que aprende y desarrolla gracias a los que le rodean.
Y no es solo la suma de lo que aporta cada uno, sino lo que aporta el grupo como grupo que, individualmente es imposible de experimentar y que tanto para una organización, como para un colectivo social como para un equipo artístico, es no ya fundamental, sino una experiencia inolvidable.

Y teniendo en cuenta todo lo anterior, me gustaría recordar dos... ¡No! No las llamaré anécdotas porque significaría que es algo inusual, puntual y llamativo por lo único.
Lo llamaré una de tantas veces en las que el teatro en educación mostró su poder.

Un alumno en 3º de la ESO podía optar por Francés, Informática o Teatro. Y éste, conocido miembro de la comunidad educativa, etiquetado como asocial, cuasi violento y por supuesto, con un futuro desdibujado y casi desechable por la comunidad educativa, eligió Informática.
En un solo trimestre, había provocado tantas incomodidades, y problemas a su profesora y entorno que se decidió 'castigarle' con cambiarle de optativa y pasarlo a Teatro. En parte por la magia de esta disciplina, en parte, mucha parte, por el buen hacer de un amigo ya retirado de la enseñanza, se convirtió en un colaborador nato, en un silencioso y ordenado organizador, en un alumno ejemplar, y en un ejemplo de lo que el teatro podía transformar.
Solo dos trimestres después, al cruzarse a su ex-profesora de informática por el pasillo, la miró, no sin el agobio natural de la profesora al ver su mirada y le dijo... '¡GRACIAS!'

En otra ocasión, un alumno nuevo en su centro, que desde el primer momento hizo ver su carácter reacio a toda actividad en grupo, con graves problemas de comunicación y con una personalidad absolutamente negativista, incluso con aspectos que, de ser diagnosticados podrían rozar el Síndrome de Asperger, asistió a la representación de sus compañeros del grupo del teatro del centro.
De nuevo, por mor de la magia del teatro y por las maravillosas manos y planteamientos de la profesora que dirige el grupo, este niño vio algo en aquello que le impulsó a lo que nunca antes había hecho. Paró a esta profesora por el pasillo y le preguntó si podría apuntarse al grupo.
En muchas otras ocasiones, el responsable del grupo habría dicho algo como que ya está el curso muy avanzado y no es el momento, o que tendríamos que verlo para el curso próximo, o cualquier excusa con tal de no tener a ese 'elemento' incrustado entre sus jóvenes artistas. Sin embargo, esta profesora a la que admiro, le miró, sonrió y le dijo... 'Pues ya estás apuntado'.
Sorprendido, acudió puntual a la siguiente cita de ensayos que, entre otras cosas, se utilizó para integrar al nuevo elemento al grupo.
Su despedida ese día, mirando al infinito como suele hablar fue: 'Me lo he pasado muy bien. Ha sido muy interesante. Y espero hacer muchas cosas aquí.'
¡¡¡Es la magia del teatro... y sobre todo, de quienes buscan en el teatro en educación las prioridades que merece el arte de Talía!!!

Por todo esto hago un llamamiento que a priori puede parecer contraproducente o engañoso.
A todos aquellos que somos consideradas voces autorizadas; a las instituciones que generan actividades que tienen que ver con teatro, su formación o su exhibición; a colectivos que pretenden, desean y se esfuerzan por darle valor educativo a este nuestro arte dramático; a profesores, padres y alumnos que han disfrutado y disfrutan del teatro como herramienta educativa...

No pidamos que el teatro sea obligatorio en educación.
Defendamos lo que todos ellos defendieron en la Inglaterra de la Dama de Hierro cuando el Drama desapareció como asignatura obligatoria en los curricula de las enseñanzas obligatorias.

Demostramos que es necesario.
Ese es el objetivo. Hacer consciente a toda la comunidad educativa de que el Teatro, el Drama en entorno educativo no es positivo, interesante, curioso, divertido, emocionante, creativo, educativo en si mismo...

¡¡¡El objetivo es hacer consciente a toda la comunidad educativa de que el teatro en entorno educativo es NECESARIO!!!

Y… ya!!!


No me canso... Sobre todo gracias a algunos que demostráis día a día que el teatro es necesario.

We are searching our utopia in a continuous present continuous!!!!!

Os espero…

Y a algunos os seguiré persiguiendo, apoyando, alentando, aplaudiendo y agradeciendo todo lo que hacéis.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!!!



Fernando Bercebal · momento Devising Consultor · Pedagogo Teatral
Puedes compartir los contenidos de este post con todas las personas a las que creas que pueda interesarle. 
fbercebal@naque.es