Bienvenida · Welcoming

jueves, 14 de enero de 2021

Dad, you're amazing!!!

En los últimos días me ha sucedido que, en más de una conversación, he advertido una, para mí, errónea identificación.

'Las personas creativas son los artistas.' Y en este saco se mete a los dedicados a las bellas artes, incluido el séptimo arte, los diseñadores... y no mucho más.

Y aunque creo haberlo dejado reflejado ya en más de una ocasión, vuelvo a incidir en esta necesaria aclaración.


Todas las personas somos creativas!!!


Esto supondría, según el falso silogismo resultante, que todos somos artistas.

Y no es así.

Bueno, a no ser que consideremos arte y creatividad sinónimos y, entonces, cualquier persona con una idea creativa habría que considerarlo artista.

De hecho, en más de una ocasión, llamamos 'artista' de forma genérica a quien tiene una idea genial para resolver algún problema cotidiano.


Y aquí es donde estriba la diferencia.

Un artista, dedica su capacidad creativa al arte... Cuando se centra en crear arte.

Para el resto de personas y para el resto de momentos de la vida de un artista, la capacidad creativa no desaparece, simplemente, se utiliza para otras cosas.

Por tanto, la clave, como siempre, está en el 'para qué'.


Ser creativo no hay por qué ligarlo a un oficio, a una profesión, a una dedicación.

Podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que, en más de una ocasión, hay artistas considerados como tales que tienen muy poco de creativos.

No quiero dar ejemplos, pero todos tenemos en la cabeza músicos a los que todo les suena igual, poetas y escritores con excusa de ausencia de musa, o pintores, diseñadores o 'creativos', que lo único que generan son burdas copias de lo ya existente.

Por tanto, no identifiquemos el concepto artista con el de creativo.


La creatividad es la capacidad humana de generar ideas y obligar a nuestro cerebro a que piense, si es necesario, de forma distinta. 

Al igual que el habla, los sentimientos, o la expresión en general, la creatividad se puede focalizar en muy diversos objetivos.

Y todos esos 'para qués' son igualmente importantes y válidos.

Se puede gestionar la capacidad creativa:

Para generar arte.

Para investigar.

Para resolver problemas.

Para la vida cotidiana.

Para las relaciones humanas.

Para divertirnos.

Para reinventarnos.

Para enseñar.

Para aprender.

...

Para vivir

...

Mejor!!!


Es importante mantener nuestro estado físico y mental en buena forma.

Démosle la vuelta a la expresión y digamos:

'Corpore sano in mens sana'

Si entrenamos la mente, el cuerpo nos lo agradecerá.


No me canso en insistir.

Entrenar la creatividad no tiene como objetivo ser artista... o sí!!!


Lo que está claro es que para ser artista, has de aprender las técnicas, los materiales, la estructura de trabajo... Y en todo ese maremágnum de conocimientos, si introduces la variable 'creatividad' y la entrenas también, te podrás convertir en un artista creativo.

Si eres profesor y has estudiado todo lo estudiable en pedagogía y didáctica de tus materias, si introduces la variable 'creatividad' y la entrenas también, podrás llegar a ser un profesor creativo.

Si eres un emprendedor y te has formado e informado en contenidos de empresa, gestión, marketing..., si introduces la variable 'creatividad' y la entrenas también, podrás llegar a ser un emprendedor creativo.


Y podría seguir y no acabar nunca con el listado, pero añadiré un par de cosas más.

La primera es que, si eres un ser humano amable, cariñoso, preocupado por el prójimo, sin miedo a dedicarle tiempo a los demás, generoso, sincero... Y todos los halagos que como ser humano puedas recibir. Si introduces la variable 'creatividad' y la entrenas, podrás llegar a ser un gran ser humano creativo, ¡conscientemente!

Y la segunda tiene que ver con la ilustración de esta entrada en este vuestro blog. Cuidar, criar y educar a un hijo no es nada fácil. Pero y además os aseguro que si introducís la variable 'creatividad' y la entrenáis, podréis llegar a ser unos padres ¡maravillosos! para que alguna vez, en un futuro, alguien os pueda decir: Dad, you're amazing!!!


Hacedme caso. No creáis que la creatividad está hecha solo para los 'artistas'.

La tenemos todos.

La podemos entrenar todos.

Y con ella, todos, seremos mejores.


¡Gracias por seguir leyendo y, por supuesto, no solo se admiten, sino que se agradecen comentarios!

Yo estoy aquí porque vosotros estáis aquí..., y viceversa.

#fbercebal

#ñaqueeditora

#creatividad

#teatrodecreacion

#devisingtheatre

jueves, 7 de enero de 2021

La creatividad no genera el cambio... sino la oportunidad!!!

No todo cambio es bueno... O sí!!!

Hace poco vi en las redes una imagen en la que se comparaba el boli BIC de 1955, 1995 y 2015 y realmente no había diferencia.

El eslogan era interesante.

Un buen diseño de producto no necesita cambiar... O sí???

Es cierto que elementos como el boli BIC no han cambiado y siguen siendo de los más vendidos del mercado.

Pero y además, no seríamos justos si no recordáramos que BIC se ha ido adaptando al mercado, creando bolígrafos de distintos colores, saliéndose de su azul y negro iniciales, luego verde y rojo y, finalmente colores casi para completar una paleta Pantone completa.

También se ha adaptado a bolígrafos de menor tamaño para poder transportarlos más cómodamente.

E incluso hay pequeñas modificaciones en el propio diseño, como el hecho de que en el bolígrafo de 1955 e incluso me atrevería a decir que, en el de 1995, la tapa del boli no tenía, como sí tiene ahora, un orificio para evitar la asfixia en caso de atragantamiento involuntario al tragarse la capucha.


La mayoría de los cambios implementados en los bolis BIC han sido para mejorar, aunque, como la citada imagen mostraba, el boli, en sí, no ha cambiado en su esencia.

De hecho, un cambio generado no hace muchas temporadas, le supuso un 'bofetón' de mercado, al sacar una línea especial para ladies, en colores rosa y malva pastel. Esto indignó a cierto sector de la población por sexismo y micromachismo, aunque otro cierto sector se sintió agradecido por la adaptación y la preocupación por agradar.


En fin que, traído el ejemplo, traída la reflexión: ¿Los cambios son buenos y, por tanto, la creatividad debe fomentar el cambio? o, si no lo son siempre, ¿la creatividad puede generar crisis profundas?


Y aquí he de ser tajante. 

La creatividad no genera el cambio. 

Genera la oportunidad de llevarlo a cabo.


Tenemos la obsesión de que ser creativo es cambiar cosas.

Cosas de sitio.

Unas cosas por otras.

Formas de ver las cosas...

Y nos quedamos con la idea de cambiar.


Y el cambio es una decisión posterior al ejercicio de creatividad.


Ser creativo es hacer que el cerebro piense de otra manera pero y además, no significa que haya que cambiar las cosas... siempre.

Lo que necesitamos son ideas, perspectivas, puntos de vista, combinaciones, relaciones.

Todos los que podamos y alguno más.

Y una vez desarrollados, descubiertos, sorprendidos, admirados, enumerados o proyectados, se podrá decidir si lo que toca es cambiar, seguir, reforzar, combinar...


Lo importante, como siempre en creatividad, será el para qué.


Buscar miles de ideas nuevas para... lo que queramos o necesitemos.

Y si eso implica cambiar, lo haremos.

Y si implica defender el 'no cambio', lo haremos también.


BIC es muy posible que tenga un gran equipo creativo y no por ello llega a la conclusión de que deban cambiar.

Uno de sus mayores errores de producto, al menos de cara a la respuesta pública, ha sido un intento de cambio.


Sin embargo, muchos otros productos no han acabado cuajando, como alguna nieve hoy, porque no se han manejado suficiente cantidad de ideas, perspectivas o propuestas, de las que deducir que se necesitaba un cambio... o no!!!


La creatividad está al servicio del cambio, y también al servicio de la consolidación del buen producto y del buen funcionamiento.

La creatividad lo que genera es la oportunidad de ese cambio, porque ofrece alternativas.

Es una decisión que va más allá del pensamiento creativo el decidir si hay que aplicar un cambio... o no!!! 


Por poner un ejemplo, y sin querer entrar en polémica, cuántas leyes de Educación nos habríamos ahorrado si se hubiera analizado creativamente la Ley General de 1970 y, como la capucha del boli BIC, solo se hubiera retocado lo mínimo para que nadie acabara con problemas de asfixia por accidente, manteniendo un producto que, en esencia y en un mundo digitalizado y repleto de ordenadores, sigue estando vigente 66 años después!!!


¡Gracias por seguir leyendo y, por supuesto, no solo se admiten, sino que se agradecen comentarios!

Yo estoy aquí porque vosotros estáis aquí..., y viceversa.

#fbercebal

#ñaqueeditora

#creatividad

#teatrodecreacion

#devisingtheatre


jueves, 31 de diciembre de 2020

A por un 2021 más presencial!!!


Dicen que lo que te pueda suceder en un año depende mucho de lo que hagas su primer día.

El 1 de enero de 2020, hace ahora 365 días -falta 1 para que sean 366 del bisiesto-, empecé el año recuperando este vuestro blog y titulándolo persistir, que no insistir.

A fuer de ser sincero, -¡¡¡cómo me gusta esta expresión castellana donde las haya!!!-, no imaginaba que fuera a ser capaz de escribir semanalmente y, además, que fuera suficientemente interesante.

Lo de escribir, lo he logrado.

Lo de que haya sido interesante, os toca a vosotros juzgarlo.

Lo importante ha sido que he logrado persistir, una de mis virtudes quizás menos desarrolladas.


Puedo parecer un 'culo inquieto', lo reconozco.

Aunque queda mejor y quizás se adecúa más a la realidad, decir que soy poliédrico.

Porque, en el fondo, culo inquieto es aquel que no está a gusto mucho tiempo en un mismo lugar o con una misma labor u objetivo.

Yo quizás soy más de necesitar estar a varias cosas a la vez, porque a veces pienso que dedicarle todo mi esfuerzo a un solo proyecto es desperdiciar la polivalencia que atesora cualquiera de nosotros.


El caso es que, llámeseme como se me llame, este año he conseguido perpetuarme en este vuestro blog y es quizás una de los muchos aspectos buenos que me ha dejado este 2020, en el que he persistido y he consolidado muchas cosas que creo que merecen, y mucho, la pena.


Por supuesto, no puedo escribir el último post del año y no desearos un feliz 2021, pero y además, no soy de los que piensa que menos mal que se ha acabado el 2020.

He de reconocer que se me ha hecho corto, porque han pasado muchas cosas y como no nos hemos movido ni viajado apenas, las referencias espaciales han sido casi siempre las mismas.


Más de una vez seguro que os habéis sorprendido haciendo referencia a tal o cual cosa de este verano, cuando realmente esa referencia era del verano de 2019.

Sí, han pasado muchas cosas no ya en poco tiempo, sino en poca variedad de situaciones.

3 meses encerrados entre las mismas 4 paredes.

Semanas y semanas sin poder atravesar fronteras, ni siquiera, provinciales o locales.

Un año entero en el que las primeras líneas que se leían si abrías un periódico, u oías las noticias en la radio o la televisión, eran el COVID y los políticos.


¡Claro que ha habido gente que lo ha pasado mal! Tanto de salud, como de empleo, relaciones, dinero...

Y me incluyo. Soy de los que lo pasé 'podido con j' con este 'bicho' allá por el mes de marzo y no estoy en las estadísticas, acabé un periodo laboral en una empresa justo un 5 de marzo, y muchas otras cosas... 

Pero y además, esta situación me ha forzado a construir nuevos objetivos, nuevos futuros y seguir siendo, como hasta ahora, optimistoide!!! 


Y vuelvo al trigo de antes -como la castellana burra-. Quizás lo más extraño de este año es que la mayor parte de las situaciones las hemos tenido que vivir en los mismos entornos e incluso con las mismas herramientas de conexión telemática, por lo que la sensación es que hemos hecho o nos han sucedido pocas cosas.

Y no es así. Lo que sucede es que todas se han parecido entre sí.


Por mucho que intentáramos conectarnos con amigos, familiares o compañeros de trabajo, nos conectábamos a un ordenador.

Por mucho que pretendiéramos visualizarnos en otros lugares al hablar o conectarnos con personas lejos de nosotros, no dejábamos de conectar de casa a casa o de despacho a despacho.

Por mucho que pretendiéramos autoconvencernos de que la transformación digital ha venido para quedarse y de que todo se facilita haciendo las gestiones, la comunicación, la formación y el aprendizaje a través de las redes...


Lo siento, llamadme como queráis, pero lo que ha hecho que para mí este año haya sido menos bueno de lo previsto, ha sido no poder cambiar de referencias espaciales, no tener más cara a cara reales, no virtuales, no hablar, escuchar, mirar, rozar, a los demás, sin utilizar un interface.


Yo soy presencial.

Me gusta serlo.

Las personas lo somos.

Necesitamos todos los sentidos, incluso el arácnido, para comprendernos mejor, comunicarnos mejor, enseñar mejor y aprender mejor.

Necesitamos al grupo, al equipo, para que las reacciones, las expresiones corporales y faciales, los comentarios, sean en tiempo real y en espacio real.


Sé que grandes compañías de la formación y la consultoría -como E&Y entre otras-, han apostado por un 100% de virtualidad y lo han valorado como positivo.

Pero y además, ¿estamos seguros de que si no tuviéramos este 'pequeño condicionante' opinaríamos lo mismo?

¡Claro que hemos logrado adaptarnos, y hemos sacado lo mejor de nosotros! Docentes, discentes, formadores y formados.

Lo que sucede es que adaptarse a una situación no significa que tenga que ser la mejor. Puede que sea la momentáneamente más útil o menos mala.


Es cierto que el uso de la mascarilla ha venido para quedarse en muchas situaciones. Pero me niego a aceptar que la formación presencial se haya diluido para siempre.

Necesitamos vernos, tocarnos, compartir un mismo espacio, y necesitamos cambiar de espacios y de formas de comunicarnos para tener perspectivas distintas, proyecciones distintas, percepciones distintas.


En eso se basa la creatividad.

En eso se basa el ser humano.

No quiero ser ciborg... al menos mientras haya opción de no serlo.


Os invito a un 2021 con más presencialidad!!!

Y no tengamos miedo a estar juntos, cuando se pueda, porque lo que ganaremos será mucho más de lo que nos imaginamos...

Basta con pensar todo lo que nos hemos perdido este año.


¡Gracias por seguir leyendo y, por supuesto, no solo se admiten, sino que se agradecen comentarios!

Yo estoy aquí porque vosotros estáis aquí..., y viceversa.

#fbercebal

#ñaqueeditora

#creatividad

#teatrodecreacion

#devisingtheatre