Bienvenida · Welcoming

viernes, 19 de diciembre de 2014

La creatividad no se enseña... se provoca... se entrena!!!

La creatividad no se enseña… se provoca… se entrena!!!




¿Qué es ser creativo?

Con la primera parte del título de esta entrada de vuestro blog, pareciera que echo piedras sobre mi tejado y que quiero dejar entrever que, o se nace, o no se nace creativo.

Sin embargo, espero que la segunda parte aclare la perspectiva.


No es que nadie nazca creativo y, como a menudo suelo decir, al ser la creatividad entrenable, poco a poco la vamos desarrollando.

TODOS NACEMOS CREATIVOS y si debemos entrenar la creatividad es, simplemente, para no perderla.


En el famoso experimento sobre pensamiento creativo de, '¿para qué sirve un clip?', se hace constar que los usos o utilidades de un clip, se reducen a 10 o 15 de media en cualquier entrevistado.
Sin embargo, una mente con pensamiento divergente y proclive a la creatividad con genialidad, logra pensar en más de 200.

Bien, esta herramienta que es el pensamiento divergente, en este experimento, dio como resultado que los niños de entre 3 y 5 años son un 98% genios divergentes, de 8 a 10, poco más del 30 y a partir de 13 años, no pasan del 10%.


Las consecuencias son claves.

La primera es que nuestro sistema educativo y nuestra realidad social nos hacen perder nuestro pensamiento divergente y, en paralelo, nuestra capacidad creativa.

Y la segunda consecuencia es quizás más relevante. TODOS NACEMOS con pensamiento divergente y potencialmente creativos… El problema es que lo vamos perdiendo…


Es decir, al igual que las teorías de los universales lingüísticos, todos nacemos con la potencialidad de ser creativos y, por tanto, no podemos ser enseñados a ser creativos.
A lo único que podemos aspirar es a ser entrenados y provocados para mantener engrasada la máquina creativa que llevamos dentro.


Lo triste es  que, teniendo como tenemos ese gran potencial, lo vayamos perdiendo poco a poco o no tan poco a poco, para cumplir con el requisito de ser estándares, correctos, unívocos, ‘sociales’…

Porque a veces, ser creativo se identifica con no cumplir lo estandarizado, ser incorrectos, ser difusos o asociales…

Cuando, realmente, lo que provoca el pensamiento y el ser creativo es, precisamente…
Elevar el estándar por los picos de genialidad del ser creativo.  
Aprender del error que es la única manera de crecer y de buscar horizontes que hagan prosperar en todos los sentidos al ser humano.
Ser plurales, divertidos, divergentes y aprender de la multiplicidad de respuestas, de la multiplicidad de razonamientos y de la multiplicidad de consecuencias que conlleva la vida y el SER humano.
Formar parte del pensamiento social, del pensamiento colectivo y del pensamiento de equipo aportando lo que cada uno mejor puede aportar al conjunto y arriesgando por los demás.


Ojalá el mundo se diera cuenta de que todo lo que ha avanzado y corregido a lo largo de la historia se lo debe a mentes creativas que no se rindieron ante los obstáculos y siguieron entrenando y dejándose provocar, a veces de forma inconsciente, aleatoria o casualmente (provocación), a veces consciente y concienzudamente (entrenamiento)

La estandarización de la educación, del trabajo, de las relaciones sociales, se ha podido mantener porque han existido picos de creatividad y seres 'no estandarizados' que han mantenido la potencialidad de avanzar que tiene el ser humano y la sociedad que conforma.


Aunque, realmente, ¿¿¿por qué seguir manteniéndola???
Seamos formadores creativos con todas sus consecuencias.

No busquemos formar personas que se parezcan a lo bueno que seamos o sepamos nosotros, sino formar individuos que sepan crecer por ellos mismos según a cada uno y sus circunstancias les convenga e interese.

No busquemos personas que sepan los resultados sin mirar el cuaderno de soluciones, sino que sepan resolver los problemas y no les resulte crucial conocer cuál es la respuesta correcta sino a qué respuesta quieren llegar y cómo hacerlo.

No busquemos trasladar información con el erróneo convencimiento de que estamos trasladando conocimiento y provocando sabiduría, sino aportar herramientas que les sirvan para desbrozar la información, descubrir el conocimiento y llegar, cada cual, a la parcela de sabiduría que realmente le haga feliz.

El ideal de un formador creativo no es provocar clones.
Es conseguir vislumbrar en los logros creativos de los alumnos, un atisbo de que la provocación y el entrenamiento que en su día realizó, para y por sus alumnos, está latente debajo de su creatividad, de sus resultados creativos.
La transcripción de una conversación entre formador y alumno creativos podría llegar a ser así…

F: ¡Eres genial! ¡¡¡Qué maravilla!!!

A: Todo lo que ves ahí, (en ese montaje, performance, cuadro, composición, texto…) me lo has enseñado tú.

F: En absoluto. Tú lo has sacado de ti mismo. A mí jamás se me habrían ocurrido las cosas que se te han ocurrido a ti. Las propuestas, las soluciones, las ideas…No necesitas a nadie para ser plenamente creativo.

A: En serio. Tú estás ahí. Todo lo que hay ahí encima no lo habría hecho sin ti.’

F: En serio te digo yo. Nada de lo que has hecho se me hubiera ocurrido a mí.’

A: Puede, o … no… Lo que está claro es que nada de lo que se me ha ocurrido a mí hubiera surgido si tú no me hubieras provocado. Sin que me hubieras entrenado.

F: Vale. Hasta ahí puedo admitirlo, en parte, pero y además, lleguemos a un acuerdo. Tú ya eras creativo. Puede que no supieras muy bien cómo serlo…. Yo, simplemente, te he abierto puertas…Y tú, has saltado por tus ventanas!!! Maravillosas ventanas!!!’

A: Vale, estamos de acuerdo. Estoy contento, orgulloso, feliz de lo que he logrado. Tú, deberías estarlo de que yo lo haya logrado gracias a tus puertas. Gracias.

F: Gracias. Gracias. Gracias a ti!!! Eres la prueba de que todo esto MERECE LA PENA!!!


Espero vuestras opiniones…
Y no me canso.

We are searching our utopia in a continuous present continuous!!!!!

Os espero…

En algún lugar, hacia alguna parte…

SIEMPRE!!!



Fernando Bercebal · momento Devising Consultor · Pedagogo Teatral
Puedes compartir los contenidos de este post con todas las personas a las que creas que pueda interesarle. 
fbercebal@naque.es

2 comentarios:

  1. Estupenda reflexión. Yo llevo bastante tiempo dándome cuenta que el sistema nos mata la imaginación y la creatividad. A esta conclusión llegué analizando mi vida en retrospectiva. A veces creo que es premeditado. ¿Hasta qué punto interesa a los estamentos del poder (financiero, político...) que las personas sean claramente divergentes?
    Por mi parte solo espero algún día ser interlocutora en un diálogo parecido. De momento me encuentro en busca de mi pequeña "utopía". Gracias de nuevo por todo Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leerlo despacio y... gracias a ti... siempre!!!

      Eliminar